Abr 092016
 

Aula de Género (20 Febrero)

Siete personas, nos dispusimos a analizar los comportamientos cotidianos, “micro machismos” habituales en la sociedad, y en las personas, que por ser habituales y frecuentes pasan desapercibidos en buena parte.

Analizamos nuestra experiencia y también videos.

En nuestra experiencia, pudimos recordar que nos llamaba la atención en la señalización de los baños, el que casi siempre solo se ponía y se señalaba en la puerta de las mujeres, el cambiador de pañales para bebes.

El ir al mecánico, o la contratación de obras, al banco, o muchas veces al médico, suponía una diferencia de trato con respecto a los hombres. En el mecánico, el ir con un compañero, suponía, que se lo explicaran todo a él, aunque el coche fuera de la mujer, y si ibas sola, es frecuente que se muestren paternalistas, incluso, que vacilaran, con intentos de cortejo. En el sector de las obras, todavía, era más evidente, hasta el punto de que cuesta que te tomen en serio, y hagan lo que se les solicita.

Con las comidas y bebidas, en los restaurantes o bares, se juzga según estereotipos, las más abundantes y alcohólicas, siempre para los hombres, de tal manera, que a las mujeres nos toca siempre el filete más pequeño, y la coca cola, en vez de la cerveza.

Se responsabiliza a las mujeres del mantenimiento de la familia, de tal forma que la publicidad cotidiana, va casi siempre dirigida a la mujer.

Visualizamos videos del Diario.es, y del Instituto de La Vega del Guadalix, hechos por los alumnos, con posible asesoramiento. Encaminados a potenciar la capacidad de decisión y la autonomía de las chicas, en temas como resaltar la limitación de los estereotipos (los coches todo terreno, no son para las jóvenes), el control fomentado por las nuevas tecnologías de comunicación, la forma de vestir, o de comportarse. Nos parecieron bien en ese sentido, hasta que alguien observo, que todas las sugerencias sobre formas de actuar, iban dirigidas hacia las chicas, aunque los juicios y los comportamientos controladores y discriminatorios los ejercían los chicos; siempre la presión y el punto de mira era hacía ellas, sobre ellos no se hacía ninguna objeción, aunque fuera obvio, que no habría

necesidad de buscar reforzamiento de identidad, si no se cuestionara. La representación y valoración de lo adecuado en el caso masculino, brillaba por su ausencia. Parece que cuando actúan de forma lógica y justa, les debemos algo, son dignos de admiración y de especial gratitud.

Al plantearnos posibles acciones, sentimos la dificultad de hacer algo efectivo, mas allá de hacer notar nuestro criterio en algunas situaciones, eso armándonos de valor, porque dudábamos de que nuestra opinión fuera bien recibida. Esta dificultad en hacernos escuchar y conseguir posibles cambios de aptitudes, nos hizo sentirnos discriminadas, diferentes y vulnerables. Dolió, pero sentíamos también, que la conciencia, era la única salida.

 Deja un Comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)